El verano, así como viene, se va.

El verano, así como viene, se va. Quedan atrás los días largos, despreocupados, carentes de prisas y de horarios. Quedan atrás los pequeños placeres y las indulgencias de la época estival. Las comidas a deshoras, las tardes procrastinando bajo una palmera, los minutos que se hacen eternos corriendo detrás de una pelota, las pomadas (Gin…