La vuelta a la vida

Y los parques vuelven a llenarse de niños.
Y las risas inocentes inundan los espacios vacíos.
Y los columpios que hasta hace poco estaban quietos, inertes, 
vuelven a la vida.
Y cada juego que otrora permanecía inmutable,
recupera su propósito.
Ya no hay cintas amarillas para prohibir el paso
y, si hay miedo, no se deja ver.

Escribe aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .