If this isn’t nice, I don’t know what is

Muchas veces, sentada desde el salón de casa he imaginado viajes, experiencias y aventuras que, si soy honesta, puede que aún teniendo la oportunidad, nunca me atreva a vivir. Estos días de cuarentena obligatoria, están dejando mucho margen para la introspección, para poner un poco de orden en los planes y los sueños, porque la mente divaga demasiado, y a veces, sólo a veces, perdemos de vista las cosas que importan.

A caballo en Conil de la Frontera (España)

Viniendo al tema, justamente hoy escuchaba a Kurt Vonnegut, relatar una anécdota durante una de sus conferencias, que hablaba exactamente de ésto. Comentaba cómo un tío suyo tenía la costumbre de hacer a todos a su alrededor conscientes de cuando estaban viviendo un momento feliz.

Contaba en su relato, que el hombre, estando sentado frescamente a la sombra de un árbol en pleno verano, bebiendo una fría limonada, solía detener la conversación y decir: “Wait a minute, If this isn’t nice, I don’t know what is”, algo así como: “Espera un momento, si esto no es agradable, no se qué cosa lo es”.

Con aquella frase les hacía ser conscientes del momento dichoso que estaban viviendo, simplemente eso. ¿Qué práctica tan bonita no? Sin embargo, ¿Cuántas veces lo hacemos? ¿Cuántas veces los momentos felices pasan desapercibidos como “rutina” o algo “normal”? Por suerte una se encuentra de golpe con personas que te recuerdan que, al fin y al cabo la vida es eso, todos los momentos de sueños y aventuras, de hacer las cosas que amas, de atreverse a ir un poquito más allá, también los de quedarse en una zona de confort, disfrutar de un abrazo de tus padres, de un beso de tu amor o un juego con tus hijos. Ser consciente de todos esos momentos y vivirlos intensamente.


Many moments, sitting in my sofa at home, I have imagined trips, experiences and adventures that, if I am honest, maybe even having the opportunity, I never dared to live. These days of mandatory quarantine, are leaving a lot of room for introspection, to put a little order in plans and dreams, because the mind wanders too much, and sometimes, just sometimes, we lose sight of the things that matter.
Coming to the topic, just today I was listening to Kurt Vonnegut, telling an anecdote during one of his conferences, which spoke exactly about this. He was talking about how an uncle of his had a habit of making everyone around him aware of when they were having a happy time.
He told in his story that the man, sitting coolly under the shade of a tree in the middle of summer, drinking a cold lemonade, used to stop the conversation and say: “Wait a minute, If this isn’t nice, I don’t know what is “.
With that phrase he made them aware of the happy moment they were experiencing, just that. What a nice practice, right? However, how many times do we do it? How many times do happy moments go unnoticed as “routine” or something “normal”? Luckily one suddenly meets people who remind you that, after all, life is that, all the moments of dreams and adventures, of doing the things you love, of daring to go a little further, also those in which you stay in a comfort zone, enjoy a hug from your parents, a kiss from your love or a game with your children. Be aware of all those moments and live them intensely.

Publicado en: Experiencias

Tagged as:

Escribe aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .